Gossip (Marujeo), Hip-Hop Internacional

Talib Kweli - En defensa de Ms. Hill

Por: trece05 de noviembre de 2014 @ 16:14

Desde hace ya cierto tiempo, la genial Lauryn Hill viene recibiendo críticas feroces desde los medios de comunicación masivos; críticas destructivas y con resentimiento que atacaban la decisión de la artista de mantenerse alejada de los escenarios, dedicada a su familia y a su música de una manera más espiritual.

Dentro (o enlazado allí mismo, la verdad es que lo desconozco) de la página web Medium, el columnista Stefan Schumacher escribió cierta review muy inconsistente siguiendo la línea de críticas hacia Lauryn Hill, y Talib Kweli, quien conoce personalmente a Lauryn, no pudo dejar de responder, alabando la decisión de la artista y mostrando su visión personal sobre el circuito artístico; de ahí surge este texto. En ningún momento se trata de un ejercicio de heteronormativismo en el que un hombre sale a la salvaguarda de una indefensa mujer, sino que es un acto de compañerismo y respeto en el que un artista se posiciona junto a otro artista de mismo rango.

Aquí os enlazamos el artículo de Talib Kweli, generosamente traducido por Vanessa Wilbat para Medium en español.

En defensa de Ms. Hill

Es hora de que quienes no pertenecen a nuestra comunidad dejen de opinar sobre qué debemos pensar de Lauryn Hill

Por Talib Kweli Greene

Juntos, Yasiin Bey y yo componemos música hermosa. Somos el yin y el yang; nuestros estilos se complementan mutuamente de manera formidable. Aunque es un placer para nosotros presentarnos como Black Star, el estilo y ritmo de nuestras presentaciones como solistas son diferentes. Yasiin y yo tenemos filosofías muy distintas cuando se trata de hacer una presentación frente a un público. Mientras que a mí me gusta hacer canciones una tras otra y sin pausas, improvisar, asegurarme de cantar mis éxitos y de que mi DJ anime al público, Yasiin prefiere tomarse su tiempo y no le gusta que su DJ hable mucho.

En una ocasión, Yasiin me explicó que cuando la gente paga por verlo, paga por ver lo que él quiere expresar. Así que no importa si canta sus éxitos o no. Esa fue una gran lección para mí.

Yassin Bey (antes conocido como Mos Def) y Talib Kweli Como Black Star
«Mis canciones son música personal, no son de todos. No quisiera que la gente me acompañe cuando canto. Sonaría raro. Mi intención no es cantar para un grupo de personas alrededor de una fogata. No creo recordar a nadie cantando junto a Elvis, Carl Perkins o Little Richard». — Bob Dylan

Muchos admiradores pueden no estar de acuerdo con la posición de Yasiin. Pero no están captando el mensaje. El artista es un ser humano, no un producto. Claro, el artista crea productos que están a la venta, pero este no estará por siempre en deuda contigo porque hayas comprado uno de sus productos en algún momento.

Cuando compras uno de mis álbumes, yo recibo dinero y tú recibes música. Es un intercambio justo y parejo que empieza y termina cuando yo recibo mi dinero y tú recibes tu producto. Si no valoro mi trabajo como artista — especialmente en un mercado que considera que no vale la pena gastar dinero en las grabaciones musicales — , ¿entonces quién lo hará?

Los artistas hacen arte para ellos mismos. El arte es una expresión honesta. Los artistas que buscan complacer a sus seguidores haciendo música para estos, hacen arte vacío, transparente. El fanático verdadero no quiere que hagas música para él o ella, quiere que hagas música para ti mismo; al cabo es la razón por la que se enamoró de ti en un principio.

Escribí mi primer rap cuando tenía doce años. No tenía seguidores. No lo escribí para mis fans; lo escribí porque había algo que estaba desesperado por decir. Cuando salió Black Star, Yasiin y yo no teníamos muchos admiradores. Ese álbum lo hicimos para nosotros. Esa expresión honesta y personal es lo que los fans ansían.

Lo bueno de hacer arte para ti mismo es que, si lo haces bien, millones de personas se sentirán identificadas y lo acogerán. Te apoyarán y harán posible que puedas tener una carrera y alimentar a tu familia, todo gracias a tu arte. Esos son tus fans, y su pasión, dedicación y aporte a tu vida deben ser amadas y respetadas.

No obstante, tus seguidores no son tu jefe, y escucharlos cuando se trata de decisiones creativas es meterse a un «callejón sin salida». No tengo la obligación de hacer y rehacer el mismo álbum solo porque así lo exigen mis admiradores. Tengo derecho de intentar cosas nuevas, de tener éxito o de fracasar en el intento. Tengo derecho a no hacer música, nunca más, si eso es lo que elijo hacer. Tengo derecho a hacer una presentación de mierda o incluso a no presentarme, si no me da la gana. Espero que eso nunca pase, pero si llegara a ocurrir, no le resta calidad al trabajo que ya he compartido con el mundo.

Hace años estuve en medio del público en los premios BET esperando ver la reunión de Lauryn Hill con The Fugees. Corría el rumor de que Lauryn quería recitar un poema en vez de sus éxitos y los mandamases de BET no lo permitieron. Si esto hubiera sido cierto, significa que BET amaba lo que Lauryn Hill nos había dado en el pasado —lo suficiente como para usar su nombre e imagen para atraer espectadores, sin recompensarla — , pero no respetaban lo que ella quería expresar en ese preciso instante. Este hecho me sirvió de inspiración para mi canción «Ms. Hill».

Lauryn Hill nos dio dos álbumes con Fugees, The Miseducation of Lauryn Hilly MTV Unplugged 2.0. ¿Qué tan arrogante sería decir que ella me debe algo?¿Qué clase de sandez egoísta es esta?

Cuando asistía a NYU, y compartía mi habitación con John Forte, pasábamos el tiempo con Ms. Hill, quien iba a Columbia University. Ella solía visitarme en Nkiru Books en Brooklyn, la tienda en la que yo trabajaba y que más adelante compramos Yasiin y yo con el dinero de nuestras presentaciones. Visitábamos el Festival Callejero Africano cerca de la escuela de secundaria Boys and Girls, y después íbamos a escuchar las clases de profesores universitarios como la Dr. Frances Cress Welsing.

Antes de que estallara The Fugees, esta hermosa mujer negra con rastas, de diecinueve años de edad, estudiaba en una de las universidades más prestigiosas del mundo y tenía dos películas y una telenovela en su hoja de vida (El rey de la colina, Sister Act 2: De vuelta al convento, As the World Turns).Era una joven extraordinaria. Cuando The Fugees se convirtieron en un fenómeno musical, The Score incrementó las exigencias de calidad en el mundo del hip-hop y le dio un motivo de orgullo a Haití. Vendió treinta millones de copias y estuvo en la lista de los mejores álbumes de todos los tiempos de Rolling Stone, gracias en gran parte a la voz y los raps de Lauryn Hill.

Instantes en Instagram: Lauryn con John Forte (arriba) y con el autor (abajo)

Cantaban canciones sobre el amor y la solidaridad y estaban orgullosos de crear música que abordaba de manera significativa las desdichas de su comunidad. La presentación en vivo de The Fugees combinaba todos los elementos de la música «negra» y brindaba una experiencia única dentro del mundo del hip-hop. Inspiró a millones de personas.

No mucho después de convertirse en una de las mujeres negras más famosas del mundo, Lauryn Hill fundó Refugee Project, una organización caritativa que buscaba cambiar la actitud de jóvenes vulnerables. También llevó chicos desde Nueva York al Campamento Hill —también fundado por ella— ubicado en las montañas Catskill. Viajó a Kenia y Uganda para ayudar a construir pozos para extraer agua limpia, y organizó un concierto gratis en Harlem en 1997 con el propósito de animar a la gente de esa comunidad a votar. Lauryn Hill hizo su contribución al mundo antes de darnos el clásico The Miseducation.


Si nunca has escuchado The Miseducation of Lauryn Hill, no has vivido. El álbum es una obra de arte genial. Es la voz pura, impávida y auténtica de una cantante de veinticuatro años, que se niega a encajar en el molde en el que quieren contenerla. Lloré la primera vez que escuché el álbum. «Ex Factor» es mordaz, «To Zion» eleva tu espíritu, y «Lost Ones» sigue siendo popular en la pista de baile.

Sin importar qué haya decidido hacer Lauryn Hill después de darnos The Miseducation, no se te olvide que ya nos dio The Miseducation. Fue el álbum más aclamado por los críticos en 1998 y se ha convertido en un clásico moderno. El año siguiente, Lauryn se convirtió en la primera mujer en ser nominada en diez categorías de los GRAMMY, y ganó cinco de ellos, incluyendo Disco del Año. Una histórica hazaña primeriza para las mujeres. En su discurso de aceptación, Lauryn Hill nos reconoció con orgullo cuando dijo «Esto es increíble. Esto es hip-hop». Por esta razón, siempre apoyaré a Lauryn Hill. Por esta razón, la defenderé aunque nunca más vuelva a producir nada. Ella me ha dado tanto que siento que yo estoy en deuda con ella.

«Vi lo mismo que vieron Clef y Lauryn. Cuando lo vieron, Lauryn fue en busca de Dios, mientras que Clef siguió con su gira». ―Yo, «Before he walked»

A principios de 2000, Lauryn se alejó de los escenarios para enfocarse en su espiritualidad y su familia. Esa fue, a mi parecer, una decisión respetable. Cuando The Fugees se reunieron brevemente para presentarse en el Festival del Barrio de Dave Chappelle en 2004, alguien del público gritó: «Lauryn, ¿dónde has estado?». Ms. Hill respondió, apuntando hacia uno de sus hijos: «Ahí es donde he estado».

Cuando pagas por ir a un concierto de Lauryn Hill, no pagas por verla hacer lo que tú quieres que haga, sino por lo que ella quiere hacer. Ella no es un iPod ni un animal de circo. Ella no tiene por qué tocar sus mejores éxitos o tocar las canciones de la manera en que tú quieres escucharlas. Ella no te debe eso. El mundo no gira alrededor tuyo, y no tiene por qué gustarte. Supéralo. Si tuviste una mala experiencia en su concierto, vete a casa, escucha The Miseducation of Lauryn Hill y, la próxima vez que ella pase por tu ciudad, no vayas a su concierto. Problema resuelto. El hecho de haber tenido una mala experiencia en una de las funciones de Lauryn Hill, no significa que su contribución al mundo sea nula o no merezca respeto.

En el ataque increíblemente egocéntrico de Schumacher a Ms. Hill, él la describe como una artista que «no ha producido nada relevante en casi dos decenios». Motivo por el cual pagar ochenta y ocho dólares por una entrada es mucho, aunque el autor reitere repetidas veces que no está quebrado. Me pregunto cuánto costarán hoy en día entradas para ver a los Rolling Stones. ¿Cuándo salió su último gran éxito «relevante»? Nunca he visto a los Stones, pero he escuchado que el espectáculo ya no es como los de antes. ¿Qué tan bueno puede ser? Los integrantes son personas de la tercera edad. Fui a ver a Mötley Crüe este verano. Fue divertido, yo estaba en la lista, pero las entradas se vendieron en más de doscientos dólares.

Schumacher suena como un acosador. Cito aquí parte de su artículo: «¿Qué hace ella con su tiempo? ¿Cuántos hijos tiene? ¿Estará en la ruina? ¿Podrá volver a su antigua gloria?» ¡Por favor! Ya no más. Déjela en paz, a ella y a su bolsillo. No sea canalla.

Ella no le debe esa información, ni a usted ni a nadie.

Schumacher se proclama un seguidor ferviente de Ms. Hill. Pura mierda. Los seguidores fervientes de Ms. Hill la aceptan tal y como es; no escriben oprobios sobre cómo dejó de ser una gran artista pues ya no es lo que ellos quieren que sea. La grandeza de Lauryn no se atenúa por falta de producciones comerciales. Un seguidor «ferviente» nunca sugeriría algo tan irrespetuoso.

Respeto el hecho de que Stefan Schumacher sea fanático del álbum de Black Star, el cual salió el mismo año que Miseducation. Habla de él favorablemente en su artículo. Sin embargo, el defender el honor de alguien como Ms. Hill, que nos ha dado tanto a mí y a mi comunidad, está por encima de eso. Quién sabe cuándo haga algo que al señor Schumacher no le agrade o no entienda, y termine siendo yo el objeto de sus afrentas. Es probable que ya lo haya hecho. (Suspiro).

D´Angelo y Sade nos han hecho esperar decenios por su música. Puede ser que Detox de Dr. Dre nunca sea lanzado. No sé cuál es la razón exacta, ni me interesa saberla. Dr. Dre me dio N.W.A., The Chronic y 2001. ¿Me sigue debiendo algo? No creo. The Chronic fue excepcional; siento que aún le debo algo, inclusive después del arreglo que hizo con Apple y Beats.

Los fanáticos verdaderos valoran lo que ya han recibido, no se quejan como niños malcriados por no recibir cosas que, para empezar, no se merecían. Si (y cuando) un artista comparte su arte, es un privilegio, no un derecho. Trata de no inmiscuir tus sentimientos.

Vi a Lauryn Hill tocar un set completo en el estadio de Brooklyn este verano. Fue íntimo y el lugar estaba repleto de seguidores verdaderos. Estos seguidores no le gritaban los títulos de las canciones que querían escuchar o se molestaban porque tocaba versiones diferentes de sus piezas clásicas. Vinimos a ver lo que Ms. Hill quería expresar, nada más, nada menos.

Empezó su set con clásicos de Bob Marley que emocionaron al público de Brooklyn. Cuando supo que ya nos tenía en sus garras, tocó canciones deMiseducation, empapadas de soul y música pop de los años 50. Les dedicó mucho tiempo a su preparación, eran alegres y revivían la música que Lauryn —nacida como yo en 1975— creció escuchando. Se me ocurrió entonces que estas eran las versiones en vivo de Miseducation en las que había estado trabajando durante todos estos años.

Lauryn trascendió la etapa de L Boogie hace mucho tiempo: ahora está absorta en presentar el canon completo de música negra en el escenario. En lo que respecta a su música, no todo gira en torno a ella. Cuando «bendijo» al público con canciones del álbum The Score de The Fugees, no solo cantó sus versos, sino que tocó las canciones que Fugees habían usado de muestra para componer sus canciones. Fue una clase de historia musical, y fue una presentación brillante. Tal vez, si nos detenemos para ver qué está haciendo Lauryn Hill en realidad, en vez de quejarnos acerca de lo que no está haciendo, podemos dejar que nos siga inspirando.

En 2005, Lauryn Hill le dijo a USA Today «Si hago música ahora, es solo con el propósito de darle información a mis hijos. Si otros se benefician, que así sea». Si alguien tiene el derecho de decir algo así, es la legendaria Ms. Hill.

1 Comentarios

Avatar_2924
SNAKE hace más de 4 años

Brillante Talib Kweli, además sin faltar en ningún momento y siendo muy claro.

Deja tu comentario

Registrate para dejar un comentario.